Slipknot le abre la puerta de su cotidianidad a los 'maggots'

Slipknot le abre la puerta de su cotidianidad a los 'maggots'

El concierto será presentado el 6 de septiembre en Bogotá, Medellín, Cali, Bucaramanga, Pereira, Armenia, Barranquilla y Manizales.

Slipknot: Day of The Gusano, fue grabado ante 40 mil personas en Ciudad de México que presenciaban un concierto de la banda por primera vez en su país.

Las canciones insignias de esta banda harán retumbar los cines mientras que muchos fanáticos verán por primera vez a sus músicos favoritos sin sus máscaras

Muchas agrupaciones afirman que sus fanáticos son su real motor, pero Slipknot decidió dejarlo plasmado en el concierto documental que se estrenará globalmente el próximo 6 de septiembre y que podrá ser visto por sus seguidores en siete ciudades del país.

Mientras Slipknot rodaba por el mundo desde que lanzó su primer disco en el año 1999, sus fanáticos -o, maggots- en México se preguntaban por qué nunca habían tocado allí en vivo. Day of the gusano fue su revancha, pues a pesar de haberse tomado su tiempo en llegar lo hicieron con el festival que fundaron llamado Knot Fest y, allí, ante el despliegue de pasión y cariño decidieron grabar este concierto que fue dirigido por uno de sus miembros fundadores, M. Shawn Crahan o Clown, como se le conoce cuando encarna a su personaje tras la percusión.

Bogotá, Medellín, Cali, Bucaramanga, Barranquilla, Pereira, Armenia y Manizales serán testigos de la potencia de su sonido en canciones como The Heretic Anthem, The Devil in I, Wait and Bleed así como (sic) mientras que se conmueven con la forma cómo los miembros de Slipknot se quitan sus máscaras para escuchar las historias de sus fanáticos que superaron el cáncer, que vendieron todo para poder ir a escucharlos o que hicieron arte a partir de su apariencia en tarima.

En esta única noche de concierto de Slipknot: Day of the gusano, aquellos que los escuchen se sorprenderán una vez más con su puesta en escena así como podrán verlos ensayando, conociendo lugares turísticos en tierras mexicanas y conmoviéndose hasta dejar salir algunas lagrimas por la generosidad de sus fanáticos.